El blogger Alberto Portacio Apicella, de un impresionante blog de ambigramas, me sorprendió con una obra de arte en mi correo electrónico. Quiero expresarle, además de mi admiración por su trabajo, el más sincero agradecimiento por este detalle que quiero compartir con todos ustedes.