Se llevó a cabo una charla sobre la importancia del factor sorpresa en el espectáculo dentro del marco de los 5 días de Teatro y Espectáculo de la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo en Buenos Aires, Argentina. La jornada estuvo organizada por la estudiante DC-UP, Natalia Pezzi.

Juan Alvarez y Gustavo Raley
Gustavo Raley (Der) protagoniza “Vive La Magia” espectáculo donde Juan Álvarez (Izq) es artista invitado

Según su definición, “magia” es el arte con el que, mediante conocimientos y prácticas se pretende producir resultados contrarios a las leyes naturales conocidas valiéndose de ciertos actos o palabras, o bien con la intervención de seres fantásticos. Para aclarar algunos de los misterios que involucra este extraño y para hablar de sus experiencias estuvieron presentes en la Facultad los magos Juan David Álvarez y Gustavo Raley. Ellos opinaron sobre la construcción de la ilusión ¿el arte del engaño?

“Jugamos mucho en el efecto de asombro y el de sorpresa. En un show de magia hay que tratar de que la gente no esté pendiente sólo de los trucos”, comenzó diciendo Juan David Álvarez quien desde muy chico, tuvo claro que su vida sería la magia. A los 9 años entró en la Escuela de Artes Mágicas de Bogotá, dirigida por el mago Richard Sarmiento. “Fue como entrar al Castillo de Hogwarts, de Harry Potter”. Cuando se graduó del colegio viajó a Las Vegas y, más adelante, a Buenos Aires, donde está complementando sus estudios con la carrera de Diseño de Espectáculos, en la Universidad de Palermo.

“Un mago tiene que ser un artista, una persona con carisma, tiene que saber sorprender”, dijo Juan David Álvarez y agregó: “El reto y el desafío para nosotros es mostrar algo más de la magia”. Él estudió con los magos Daniel Raley y su hijo Gustavo, con quien se ha presentado como mago invitado en su espectáculo Vive La Magia. Se trata de un espectáculo que combina la magia con juegos y una original rutina totalmente musicalizada. Sus actos han recorrido el mundo, sorprendiendo a los públicos más exigentes. Además de presentarlo, Gustavo Raley brinda conferencias, presentando sus invenciones y experiencia profesional por diversas asociaciones y congresos de todo el mundo.

“La magia engloba más cosas que el ilusionismo, la magia está en todas partes y es más una sensación que otra cosa”, comentó Gustavo Raley. Luego comentó: “Es muy común fallar en los trucos, por eso el mago trata de no anticipar nada. Previendo errores, uno ya practica qué hacer ante la falla. Así, en el momento del espectáculo, ya sabés qué rumbo tomar cuando algo sale mal para que el espectador no se de cuenta del error y piense que todo es parte del plan”.

Ante la pregunta sobre el problema del registro de autor, Gustavo Raley explicó: “Es muy difícil registrar la magia. Hay algunos inventos que se registran, pero lo cierto es que si alguien cambia un detalle ya puede copiarlo. Entonces ese tema se vincula más con la ética que con lo legal. También sirve ir a un congreso y mostrar el truco: eso te da un aval. Después si otro mago hace exactamente lo mismo, en el ambiente ya se sabe de quién es la autoría”. Finalmente, ante la pregunta sobre el público, respondió: “El público infantil es más difícil. Tienen una mente más simple y no tratan de encontrarle la quinta pata al gato. Buscan la respuesta más simple y, en general, la magia es simple. Además, si un chico ve algo, lo canta”.

Fuente: Universidad de Palermo