El maestro Juan Tamariz estrenó hace poco su espectáculo Magia Potagia, reproduzco una entrevista para 20minutos y un video de una rueda de prensa promocional.

Juan Tamariz: “He dado clases a jefes de casinos para que conocieran las trampas”

Es reconocido mundialmente como mago entre los magos, un maestro para los iniciados y los profesionales, a los que alecciona en múltiples convenciones internacionales. Pero aquí, Juan Tamariz es un mago entrañable y cercano, como de la familia, gracias a sus múltiples apariciones en la televisión. Tamariz hace aparecer su violín invisible en 15 funciones en el teatro Poliorama de Barcelona con Magia Potagia.

Se confiesa ave nocturna.

Entre artistas, no es tan sorprendente. Creo que es un gen. Mi madre era igual que yo. Y una de mis hijas, la que tiene una Escuela de Magia en Madrid, también. No nos acostamos antes de las siete de la mañana.

Ana es la única de sus cuatro hijos que ha recogido su testigo en la magia.

Siempre ha sido una apasionada de la magia, pero ella no es creadora de juegos. El hijo de Consuelo Lorgia (su compañera de espectáculo y su esposa desde hace dos años) es mago profesional.

¿La magia se hereda?

Pues creo que no, porque tengo otra hija pianista de jazz y otra catedrática en la Universidad de Edimburgo.

¿La carrera de Física le ha ayudado en su profesión?

No especialmente. Aunque hay una rama de la magia que tiene que ver con las matemáticas y que se llama mate-magia. Mis juegos tienen que ver con la psicología.

¿Y con la terapia?

Millones de veces, algunas tristes. Recuerdo el caso de una niña enferma terminal, de unos 8 años, a la que le hacía los juegos de magia desde la puerta de la habitación del hospital, con guantes.

¿A parte de la magia y del cine, qué más le hace vibrar con tanta intensidad?

Lo que más me gusta es la gente. Y el arte, la pintura y la música en general: el jazz, la clásica, el flamenco, etc.

¿Alguna vez ha querido ser como David Copperfield, que hacía desaparecer aviones?

Yo no, pero Consuelo tiene ese estilo. Ha hecho aparecer a un equipo entero de fútbol en un estadio.

¿Se ha visto tentado de jugar una partida de póquer para forrarse de euros?

No. Pero una vez en Venezuela hice exhibiciones a jefes de casinos para que conocieran las trampas de los juegos.