Luego de 5.508 shows el maestro Lance Burton anunció su retiro de los escenarios. Aseguró que no tiene pensado qué va a hacer ahora.

Sus estadísticas son impresionantes: tiene un teatro con su nombre en el Monte Carlo Resort & Casino en Las Vegas, más de 5 millones de personas vieron su espectáculo que recaudó más de 200 millones de dólares. Y, contando sus shows previos en el Old Hacienda, hizo más de 15.000.

“Trabajé sin parar por 31 años. He contado cientos de pistas para todo en cada show de hora y media. Nunca he tomados unas vacaciones largas, quiero saber cómo son -risas- cuando la cortina caiga el sábado (ayer), empacaremos todo, lo llevaremos a una bodega y luego seré un hombre libre!”

En una entrevista a Las Vegas Weekly, Lance numeró tres momentos inolvidables:

1. Su show de aniversario número 10 donde Robert Gulet y él fueron llevados al escenario para un sketch de magia y comedia que salió terriblemente mal.

2. La presencia de la leyenda del boxeo, y mago amateur, Muhammad Ali en su público.

3. El niño de 7 años que se ganó una ovación de pie como su asistente.

Siempre hago una ilusión con un niño de la audiencia, una noche estaba un pequeño niño en la primera fila radinte como ninguno de los que había visto. Tenía que pasarlo a escena. Tomó mi mano pero se cayó inmediatamente. Tenía que sostenerlo. No me di cuenta que tenía parálisis cerebral y no podía pararse solo. Él quería caminar, estaba luchando consigo mismo por subir al escenario.

Mi cerebro trabajaba horas extras, si no podía sostenerse por si solo, cómo haría la ilusión? él quería ser mi asistente más que nada en el mundo. Estaba con su mamá y su hermana, así que le pedí a la niña su ayuda.

Las dos subieron al escenario, y la audiencia estaba callada como nunca. Ella sostuvo al niño por detrás de sus hombros y yo comencé con la rutina, él se robó el show y el público se enamoró. Produje monedas de sus orejas y fue el momento más feliz de su vida. Él fue fantastico.

Luego los subí a ambos en el carro, les dije que se despidieran de la gente y los desaparecí. Bajé por la araña y reaparecimos en la cabina de sonido, lo subí en mis hombros y corrimos por el pasillo. Fue la reacción más emocionante del público en mis 31 años de carrera! un momento increíble. Me tomó por sorpresa y resultó siendo un momento memorable para todos.

Recuerdo ese momento, y es ahí cuando me doy cuenta que más que un show, es una experiencia que toca la vida de las personas. Mi elenco y yo nunca olvidaremos a ese niño.

Lance no sabe con certeza si regresará a los escenarios de Las Vegas. Dice que tiene en mente un proyecto en televisión y otras cosas más. Por ahora sólo quiere descansar.

Estoy feliz, no importa lo que pase. Estoy cómodo y confiado en el futuro. No habrá lunes en la mañana que me despierte arrepentido por la decisión que tomé.

Jamás paré de trabajar por 31 años. Mi vida estaba alrededor de subirme al escenario, desde que me levantaba en la mañana hasta que me acostaba luego del show. Quiero ver qué se siente.

¿Qué haré ahora? no lo sé, soy mago no psíquico. Serán unas largas vacaciones, no lo llamaría retiro. Pero tal vez regrese a una granja en Kentucky, me suba en un tractor y sea feliz sólo por hacer eso.

Fuente: Vegas De Luxe