Uno de los mas grandes magos de todos los tiempos, aseguran que es el mejor manipulador de la historia. Creador de un estilo elegante, armonioso, único y de la calidad más alta. Una leyenda.

Richard W. Pitchford (1874 – 1973) conocido en el mundo como Cardini nació en Gran Bretaña, se aficionó a la magia desde pequeño. Se entretenía con una baraja de cartas mientras era soldado durante la primera guerra mundial, ensayaba producciones de cartas y abanicos con guantes puestos debido al frío en las trincheras. En 1916 una bomba explotó muy cerca de donde se encontraba, creyeron que murió hasta que otro soldado detectó que respiraba y fue llevado a un hospital donde pasó una larga recuperación, su único entretenimiento era manipular y hacer trucos con los naipes. En ese momento decidió que se iba a dedicar a la magia el resto de su vida.

Su vida cambió en 1926: actuaba en Estados Unidos y conoció a Swan Walker quien se convertiría en su esposa, entre los dos decidieron cambiar su acto donde ella representaba a un botones y él a un caballero de alta sociedad.

Su más grande virtud es que su acto no hace alarde de su habilidad, manipula con maestría cartas, bolas de billar y cigarrillos pero su acto no se trata de eso, no es una exhibición de su destreza sino que se vale de la manipulación para contar su historia, la de un hombre de alta sociedad, un poco despistado y ebrio, al que las cosas le suceden.

Les recomiendo altamente el Profonde dedicado a Cardini, un gran trabajo periodístico de Roberto Mansilla.

Tomen asiento, se sube el telón, un botones cruza el escenario gritando “llaman al señor Cardini, al teléfono señor Cardini” y el resto viene a continuación…