Una lección para todos nosotros de Steve Jobs, CEO de Apple, una de las compañías más innovadoras del mundo. Los magos podemos aprender de él no sólo su forma de pensar sino su manera de presentar, cada keynote donde da a conocer nuevos productos y novedades de su compañía es una experiencia, su manera de comunicar el mensaje es especial y digna de estudiarse con calma.

Una reflexión para hoy, último día del 2010.

No me interesa ser el hombre más rico del cementerio; irme a la cama cada noche diciendo que hice algo impresionante, eso es lo que verdaderamente importa.