Este célebre escritor y aviador nacido en Francia, autor de la famosa obra El Principito nos regala esta frase que, para mi, tiene mucho que ver con la concepción de un show mágico:

“Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo; primero has de evocar en los hombres el anhelo de mar libre y ancho”

Esta frase me recordó una lección de Darwin Ortiz acerca de lo primero que se debe hacer en un espectáculo mágico: crear la ilusión de imposibilidad, hacer que el intelecto se rinda y quede el camino libre para llegar así a las emociones. “Si quieres llegar a las emociones del espectador primero debes dejar perplejo a su intelecto”. Si logramos evocar este sentimiento en nuestros espectadores durante los primeros minutos de nuestra actuación, tenemos una buena parte del éxito asegurado.