Steve Cohen gana más de un millón de dólares al año haciendo trucos de magia. Estos son sus secretos:

  1. Se vende a un grupo específico de gente, aquellos que están dispuestos a escuchar lo que él tiene pare decirles y pueden pagar lo que cobra.
  2. Cuenta una historia, una del entorno de su audiencia. El no trata de enseñarles o persuadirles de alguna manera que no saben lo suficiente acerca de su arte. Al contrario, lleva su arte de una manera fácil a sus clientes para que ellos lo compartan con otros.
  3. Intencionalmente crea una experiencia notable para que se propague. “Qué hiciste anoche?” es una gran pregunta cuando se la hacen a alguien que te vio la noche pasada, particularmente si le das a la audiencia la respuesta. Así es como se propaga el voz a voz.
  4. Es extremadamente generoso con quienes trabaja, no repara en su actitud para compartir.
  5. Es muy bueno en lo que hace. No pasen esto por alto.

Creo que la conclusión es la siguiente: si tienes problemas persuadiendo a la gente que compra lo que vendes, deberías vender otras cosa. Si no tienes éxito, deberías hablar de lo que vendes de una manera diferente.

Aclaración: no te estoy diciendo que vendas, alcahuetees o tumbes tu arte. Los grandes mercaderes lideran, reducen las barreras y les dan nuevos mensajes a la gente que los escucha. Mi conclusión es que mires desde el punto de vista de alguien, su visión del riesgo y demás, es muy difícil cambiarla en el corto plazo. Véndele a la gente algo que les interese comprar. Si no aprovechas la visión del mundo que tienen, eres invisible; esto es otro tipo de magia, una no tan rentable.

Fuente: Seth Goldin Blog – Giving away a magician’s secrets