En un artículo reciente acerca de René Lavand, cuando le preguntaron por nuevos trucos, dijo que vendía ilusiones y citó a Pablo Picasso, una frase corta, concisa y precisa que resume, por decirlo de alguna manera, la magia bien hecha:

La única misión del artista es convencer, al mundo, de la verdad de su mentira.