Un titulo extraño pero cierto, el mago sueco Axel Adlercreutz ha hecho una brillante poesía audiovisual combinando todo tipo de magia. El resultado, es fantástico:

Fuente: Blog de Kiko Pastur