Otra frase más de esta leyenda del mentalismo, esta vez acerca de uno de los diferenciadores entre buenos y malos artistas:

“El buen timing es invisible, el malo se nota a millas de distancia”