Howdy, Soy Mac King, tengo un show de magia y comedia en el Harrah’s en Las Vegas. En mi show hago una broma pesada muy graciosa. No van a creerlo, y probablemente piensen que soy un idiota, pero antes de que dejen de leer, escúchenme bien: dos veces al día, todos los días, durante el desarrollo de esta broma pesada, le doy un golpe en la cabeza a un desprevenido espectador.

Sé que suena duro, pero cada día esa persona, al igual que los cientos de espectadores, se ríen. Y no hablo de esa risa tímida, sino de una revienta tripas de las que la bebida sale por la nariz! Para mi no hay broma si la víctima no se ríe, si la persona a la que le haces la broma se enfurece, fallaste.

Cómo te aseguras que la broma produzca risas en vez de rabia? lo principal es tener claro que tu intención es hacer que esa persona se ría. Si en el fondo lo que verdaderamente quieres, es que el espectador haga el ridículo, has comenzado mal.

Entonces, sólo haz bromas pesadas a la gente con la que tengas confianza y a las personas que confíen en ti. La broma que hago en mi acto, donde le pego a alguien en la cabeza, llega a los 50 minutos de show; el público ya ha tenido tiempo de conocerme y, espero, ya hemos establecido confianza. Saben que no soy un mal tipo.

El otro gran error en las personas que hacen bromas pesadas es la falta de compromiso, piensan en la idea (tal vez una gran idea) para una broma y la prueban en su amigo, pero lo hacen tímidamente, no actúan como si la broma fuera completamente de verdad. Tienen miedo de que su amigo no les crea y la broma fracase, o que la broma lo enfurezca, entonces no dan todo de si. Para hacer la broma creíble deben entusiasmarse y creer en ella 100%.

La mejor broma que he visto, fue de hecho una que me hicieron. Hace años, cuando comencé, actuaba en un club de comedia en Knoxville, Tennesee; unas horas antes del show de domingo en la noche, el dueño del club me dijo que iba a llevar a una mujer al show. Era su primera cita y quería que subiera a esta mujer al escenario a que participe conmigo. Normalmente no me gusta subir amigos a escena,  sus reacciones nos son tan buenas, pero se trataba de la persona que firmaba los cheques, entonces le dije que sí.

Esa noche subí a la mujer al escenario, me entristeció darme cuenta que era la persona menos indicada para lo que tenía planeado hacer. En medio de mi elaborada serie de trucos le dí una cuerda y le dije (en broma): “A continuación el Escape Desnudo de Houdini, sólo necesito que te quites la ropa y me ates”.

La pobre mujer se veía como un pequeñísimo ratón en escena, tenía miedo que cuando le ordenara quitarse la ropa y atarme, ella comenzara a llorar. Pero ya me había comprometido a hacer la broma con ella, así que seguí adelante.

Pero cuando le dije que se quitara la roma y me atara, boom! ella rápidamente jaló su vestido por encima de su cabeza y quedó únicamente en sus panties, y ahí estaba en primera fila, el dueño del club tomándonos fotos a mi y a la estriper que había contratado para hacerme una broma!

Fuente: Las Vegas DeLuxe