Jim Steinmeyer es uno de los más grandes inventores de magia de la actualidad, sus ilusiones son famosas en todo el mundo, muchos magos las han hecho inmortales en sus shows y especiales televisivos; entre sus ideas están: la desaparición de la Estatua de la Libertad que lanzó a la fama mundial a David Copperfield; Origami, Interlude, Modern Art, Osmosis, Pole Levitation, Elevator y Shadow Box entre otros (aca toda la lista).

Hace poco leí un artículo donde se cuenta una triste noticia: Steinmeyer tiene muchísimas más ilusiones y efectos entre sus cuadernos, pero no se anima a fabricar y mostrar porque últimamente el robo de ideas entre los magos se ha vuelto muy común, y eso le resta valor a las mismas. El creador no recibe el crédito que merece, por lo tanto no vale la pena. Por eso últimamente Jim se dedica a escribir libros.

“Un gran efecto, como una gran canción, debería ser inspiración… debe llevarte a otras cosas que son también maravillosas. Pasa en la literatura, en la música y pasa en el arte. Pero en la magia nadie lo hace, simplemente lo toman. Tu esperas que lo haces inspire, pero sólo inspira al robo”.