Un verdadero maestro de la magia estuvo en Bogotá, Juan Luis Rubiales llegó desde el puerto de Santa María en la provincia de Cadiz a embrujar nuevamente a los espectadores bogotanos. Los que estuvimos en Intermagic 2012 en febrero de este año fuimos sorprendidos gratamente por este andaluz, perteneciente a la nueva generación de magos españoles, que con su baraja española, navajas, dados y monedas dejó con la boca abierta a todos los congresistas y eso le significó ser conocido en toda latinoamérica.

Bogotá fue uno de los destinos de esta mini-gira latinoamericana que comenzó en Venezuela, donde venía de actuar en la Ra Magic Convention, luego la capital colombiana para finalizar en Quito, Ecuador, donde actuará y dictará taller.

El primer día tuvimos la oportunidad de disfrutar de su show unipersonal “Con Denominación de Origen”, que presentará también en el Hocus Pocus Festival este año, una lección de buena magia en todo sentido desde el inicio hasta el final: personalidad, profesionalismo, humor, efectos potentes y originales. Al final una ovación de pie bien merecida.

El día siguiente vivimos su workshop, cuatro horas donde Rubiales enseñó un par de rutinas de matrix con monedas llenas de sutilezas y lecciones valiosísimas. Por ejemplo, en medio de uno de los movimientos de una rutina mostró sus manos vacías, chasqueó los dedos y  dio un par de palmadas, citó a José Frakson

“La gente no solamente tiene que ver las manos vacías, tiene que oír las manos vacías”.

Él mismo se aseguró personalmente de que todos comprendieran a cabalidad cada uno de los movimientos, que todos los asistentes al taller salgan con las dos rutinas listas para, luego de bastante ensayo, presentarlas al público.

Al final del workshop, después de la foto grupal y la firma de notas de conferencia, preguntó ¿teneis prisa? los que nos quedamos pudimos disfrutar de su rutina profesional con monedas, de la que él mismo se siente muy orgulloso porque todos y cada uno de los movimientos son originales, una fantasía con una baraja española, una copa, tres monedas y una caja okito. Magia de verdad. Además, enseñó un par de efectos mas con monedas, incluyendo su versión del “Mal Matemático” que disfrutamos entre risas y sorpresas, fabuloso.

Un verdadero privilegio haber disfrutado de la magia de este maestro, esperamos pronto contar nuevamente con su presencia y seguir embrujando públicos.

Agradecimientos especiales a la Escuela de Artes Mágicas de Bogotá, sede del show y workshop, y colaboradora muy importante de 52 Producciones.