rob anderson homeless
Rob Anderson salió a la calle con la idea de sorprender a una persona que pedía dinero en la calle, se trata de un veterano de guerra llamado Alan McCracken, sirvió por 6 años a su país y luego tuvo tiempos difíciles y se quedó sin hogar, camina por las calles de Las Vegas con un cartel que dice “Sonríe” recordándole a la gente que hay que reír, no importa si le dan o no dinero. Pues bien, Anderson tomó su cartel con el que solicitaba ayuda y realizó un efecto de magia que seguramente Alan jamás olvidará:

Lo mejor de la historia es que Anderson abrió una página pidiendo dinero para ayudar a este veterano de guerra, consiguió más de 40 mil dólares y luego se enteró que la familia de Alan se lo llevó a vivir a California, así que decidió usar lo recolectado para ayudar a otro veterano de guerra que lo necesitaba, la historia a continuación: