Teller es una persona misteriosa, algo que lo hace un poco más “mago”. Durante sus shows junto a Penn Jillette no pronuncia ni una palabra, tampoco en su programa de televisión Penn & Teller: Fool Us, o bajo ninguna circunstancia donde se le vea públicamente. Y es uno de los mejores magos del mundo.

El misterio continúa, se sabe poco acerca de su vida privada: un tour por su casa en Las Vegas, es pintor, caricaturista, ateo y que antes de ser mago fue profesor de inglés y latín; se cambió legalmente su nombre de Raymond Joseph Teller a “Teller” (es uno de los pocos pasaportes estadounidenses con un solo nombre). Ha dirigido documentales, consultado para obras de teatro y programas de televisión como Los Simpsons.

Pero Teller si habla, lo hace fuera del escenario y cuando las cámaras se apagan. Tiene una reputación importante en el gremio de los magos, no sólo por ser un verdadero maestro cada vez que pisa las tablas, es una de las personas que más conoce la historia de nuestro arte.

Pero, ¿por qué no habla?

Se lo preguntaron recientemente en una entrevista para el NY Times, esto fue lo que Teller respondió:

Es un acto de rebeldía ante el patrón de la magia y los magos. Hay algo que siempre me ha parecido bobo e insultante: Los magos dicen “aquí tengo un conejo”, algo que, por lo general, es obvio para el espectador. O escuchar a un niño de 13 años diciendo: “tengo 200 años y viajé en el tiempo para entretenerlos hoy”, que, de hecho, es parte del acto que yo mismo hacía, afortunadamente me di cuenta lo vergonzoso que era.
Partiendo de ahí me interesó mucho la idea de mentir sin hablar, presentar ideas y acciones donde la misma audiencia sea quien deba mentirse a si misma acerca de lo que ve. Luego de hacerlo por un tiempo descubrí que es una buena técnica de disciplina, ponerme a mi mismo en una circunstancia complicada. Por ejemplo, si intento callar a alguien… mírame, me abrumarías, entonces, para combatir eso pongo las luces sobre mi, apago las demás y hago cosas extrañas, la gente me presta atención. Recientemente me he dado cuenta que resultó una increíble forma de comunicarme íntimamente con las personas, si no tienes ese “confort” de conversar, sino que debes ver a alguien y esa persona debe verte a ti, eso es intimidad.

Les comparto la entrevista completa, es interesantísima pues no sólo escucharemos a Teller hablando (que ya es algo muy extraño de por si), sino que estoy seguro que aprenderán un montón de todo lo que tanto él como Penn Jillette tienen por decir:

Una más, esta vez en los estudios de Google:

¿Qué aprendieron? ¿Qué les gustó más?

¡Síguenos!

Síganos en Twitter, Facebook e Instagram.