Sí, “Happy Happy” y no hocus pocus o abracadabra. Cuando un ilusionista usa expresiones diferentes como gesto mágico es porque está claro en lo que busca transmitir en su espectáculo y en este caso, Happy Happy (Feliz Feliz), eran las palabras que usaba Luis Guerrero, mago venezolano y Padre de la Magia Infantil y la Ventriloquía de su país, conocido artísticamente como Mantu quien tristemente nos ha dejado esta madrugada del 15 de diciembre.

Alto, delgado y risueño, de ese tipo de artistas que su sola presencia te alegra y predispone a ver un show mágico y hermoso. Miembro de la ya extinta AVI (Asociación Venezolana de Ilusionismo) en la que se iniciaron artistas del ilusionismo venezolano hoy ya consagrados.

Mantu no te cerraba las puertas, siempre estaba dispuesto a orientarte. ¿Querías entrar al grupo? Claro, ¿por qué no? ¡ven y hablemos! Compañero perfecto para una buena conversa en medio de cartas, pañuelos y bastones.

Y me faltarían cuartillas para escribir todo lo que hizo el Padre de la Ventriloquía en Venezuela en sus más de 40 años de carrera: sus apariciones en televisión, miembro de grupos de magia (entre esos Magia Venezuela que organizó los últimos congresos), payaso, mago infantil, fabricante de profesionales e impecables muñecos de ventriloquía, escapista…

Luis Guerrero fue la personificación de un artista: vivió de su magia; de su hermosa magia, de sus muñecos que ya tenían vida propia a fuerza de tanto él regalarles pedacitos de la suya, de la risa de los niños que lo amaban y esperaban con ansias, del respeto y amor de sus colegas. Mantu vivió como quiso, como pocos se atreven, como viven los valientes, los apasionados y levantó a su familia a fuerza de Happy Happy, de flores que se materializaban en el aire… de varitas mágicas que bailaban a ritmo de sus bromas. Mantu nunca trabajó: jugó, y de su vida hizo un juego del que todos fuimos parte.

La verdad, no sé si decir “Varita Rota” sea lo más ajustado ante esta triste situación. Prefiero decir “Varita en Alto”, y que cada mago desde su lugar, la levante en señal de respeto, amor y admiración porque hacia lo alto es que va, él, Mantu y sus muñecos.

Que el cielo se llene de tu nobleza, de tu pasión, de tu magia.

Que en paz descanses, Maestro, en nombre de todos los magos.

Autor:
Neo Rincón, mago, comediante y ventrílocuo venezolano. Licenciado en Educación.
Síguelo por Instagram como @epaleneo.

¡Síguenos!

Síganos en Twitter, Facebook e Instagram.